sábado, 28 de septiembre de 2013

"El alma de Tacande"-Realidad, leyenda, agonía y muerte de una leyenda canaria... ¿O no?

 Nota: Este trabajo no hubiera sido posible sin la documentación fotográfica y literaria hallada en la red. Para un mayor conocimiento de la historia, deben visitar dichos enlaces, situados tras la redacción principal, pues esto que leen es sólo una sucinta presentación.



 Una norma no escrita dentro de la literatura y cinematografía de terror, dicta que toda casa encantada suele acabar mal. Por lo general, se desmorona, cae en el abandono y es olvidada hasta que encuentra una nueva víctima, se hunde (recordemos el ejemplo de "El hundimiento de la Casa Usher", de Edgar Allan Poe), se auto fagocita (caso de la casa de "Poltergeist", de Tobe Hopper) o, en una gran mayoría de los casos, es devorada por las llamas (como ejemplo icónico, recordemos lo ocurrido con la mansión protagonista de la soberbia película "El final de la escalera", del director Peter Medak)
 Pues bien, parece que en la vida real, ocurre lo mismo. Es lo que ha pasado "La casa de Tacande", quizás la casa encantada más famosa de Canarias. El reciente incendio forestal del mes de julio en la isla de "La Palma", ha terminado con lo poco que quedaba en pie de esta humilde casa. Pero, ¿qué ocurrió en esta casa? ¿Qué datos tenemos por cierto? ¿Qué cuenta la leyenda? Bueno mejor será contar una historia...



 "Cuentan que se cuenta"... Que el día 14 de septiembre de 1611, en la "Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios", en la isla de La Palma, tuvo lugar el matrimonio de una mujer llamada Ana González con un hombre llamado Juan Pérez. Y que fruto de dicha relación nacieron cuatro hijos: Beatriz, María, Juan... y Salvador. Salvador, de cuyo parto surgieron una serie de secuelas que llevarían a su madre a la muerte. Ambos hechos están documentados, como pueden ver a continuación:


 Documento que prueba la celebración del matrimonio


Partida de nacimiento del niño Salvador


 Luego llegó el duelo y, con el tiempo, el miedo. Desde el día 30 de enero de 1628, hasta el día 26 de abril del mismo año, tuvieron lugar una serie de fenómenos paranormales que aterraron a la humilde familia, residentes en una sencilla casa de la localidad de Tacande. La cuna del bebé huérfano se mecía sola. Inquietantes voces parecían querer consolar al niño con sus cantos. Y sonando desde ningún lugar, llegaban también las melodías de sencillos instrumentos musicales. Incluso se dice que el espíritu autor de manifestaciones, "el alma", llegó a realizar tareas domésticas. Aunque tal actitud colaboradora, lejos de agradar a los habitantes de la casa, solo produjo pánico.
 Por fin, tras tantos días de singular comportamiento, "el alma" pidió que se personase en la casa el confesor Juan Montiel, prometiendo comportarse cristianamente. El valiente servidor de Dios (pues sin duda hay que tener carácter para acudir a tan siniestra cita), se presentó con todos sus útiles pastorales, supongo que temeroso pese a la buena disposición de ánimo (o de "ánima") que ya había expresado el espíritu al pedir ser visitado. Y para su sorpresa se encontró con que la fantasmal presencia de Ana González era todo un dechado de virtudes, que incluso se preocupó porque el sacerdote estuviera bien alimentado. El hombre no estaba "de buen apetito" de modo que prefirió ponerse manos a la obra.
 En primer lugar, "el alma de Tacande" pidió rezos para alejar la presencia del Maligno. Una vez alejado el peligro, pidió hablar con su sobrina Juana Gutiérrez, con la que quería disculparse. Había acusado a esta de estar embarazada, haciendo caso de rumores que corrían, de modo que con su comportamiento había empeorado la situación. Pidió repetidamente perdón a su sobrina, quien finalmente lo concedió.
 Acto seguido, Ana González pidió los últimos favores que necesitaba:
 1-Que se realizaran tres romerías ofrendadas a tres santos distintos, a los que había pedido ayuda para tres de sus hijos.
 2-Que se comprara medio real de aceite a la Virgen de las Angustias, ya que se había muerto sin poder cumplir esta promesa.
 3-Que se pagara medio tostón a una mujer a la que había perdido unas tijeras que le había pedido prestado y a la que nunca había satisfecho tras perderlas.

 La verdad, no parecen pecados muy graves. ¡Será que el tiempo nos ha vuelto tan despreciables que no nos damos cuenta del mal que hacemos con pequeñas maldades! ¡Pero al "alma" no se los perdonaron! O eso parece, dado que confesó que el pecado por sus vilezas era... ¡el Purgatorio! Satán mismo la esperaba allí. Resignada, la pobre alma atormentada de Ana pidió perdón a su hermano por las molestias causadas y le encomendó el cuidado de su hijo. ¡En ese momento una piedra entró violentamente en la casa, para "celebrar" una despedida a lo grande! En el lugar donde reposó tras su caída, nacería el primer olivo de aquellos lares. 

 Hasta aquí, resumida, lo que cuenta la leyenda. Una historia fantástica que parecía ser sólo eso, una fantasía, hasta que la cronista María Victoria Hernández Pérez indagó en los hechos relatados y encontró la documentación que confirmaba la existencia de los citados personajes, como pueden ver en alguno de las fotos de esta entrada. Lo que nunca sabremos es la realidad que se esconde tras la leyenda. ¿Hubo realmente algún fenómeno paranormal en la casa? ¿Fueron hechos malinterpretados? ¿O fue todo una mezcla abonada  por el tiempo? Lo único que sabemos es que la historia sobrevivió, llegando a ser citada incluso por José de Viera y Clavijo en su "Noticias de la Historia General de la Islas Canarias" o siendo "revisitada" en libros, calles, asociaciones de vecinas, páginas de Internet, programas de radio y televisión e, incluso, canciones. Tal es el caso, por ejemplo, de la canción "Tacande" de Ima Galguén, con letra de María del Carmen González y música de Pablo Rodríguez. Los años fueron generosos con la leyenda. Algo que, lamentablemente, no ocurrió con la casa. Los elementos y el abandono fueron martirizándola y finalmente, pese a algunos intentos por salvarla, fue víctima del voraz incendio que arrasó La Palma en 2012.
 Ahora les dejo con varios enlaces sobre el tema, así como algunas imágenes y vídeos. Quiero destacar, especialmente los 4 enlaces primeros, por su profusión de datos, del blog "Padronel-A El Paso y a Canarias toda". Aunque, igualmente, les animo a no dejar pasar las otras webs citadas.



 Enlaces 
---------

 De Padronel

Nota: Imposible localizar uno de los enlaces de la entrada. Aún así, la visita es un regalo para el conocimiento.


--- --- ---









Emisión en audio de "ivoox audioquiosco"en el que se relata la historia a partir del minuto 30. Pertenece a un programa de "Cuarto Milenio"




 Vídeos

Programa de "Cuarto milenio" (Pulsar sobre los vídeos para acceder a los mismos)








  La casa de Tacande en ruinas
  Subido por chiribailla


Letra de la canción "Tacande", de Ima Galguén.





Tacande
Letra: Mª Carmen Glz.
Música: Pablo Rodríguez.


Cae el alisio en Tacande,
su aliento besa mi piel.
Evoca su soplo
las historias del ayer.
Susurra en mi oído
la leyenda de una mujer
que murió en la hora
en que su hijo hubo de nacer.
Con suave tacto mecía,
desde el alba al anochecer,
la cuna del niño que en sus brazos
no pudo acoger.
Su voz entonaba
las cadencias de un tierno arrorró,
y habló de sus penas
a quien siempre calmó su dolor.
Y en Tacande cumplieron sus ruegos,
el sosiego al fin alcanzó
y partió de la mano del ángel
que la luz puso en su corazón.
Cae el alisio en Tacande
y su aliento besa mi piel.
Susurra en mi oído
las historias del ayer.
De Tacande se alejan mis pasos.
Soy un alma que también partió.
Las vivencias se quedan en piedra

y la isla no las olvidó.














No hay comentarios: