jueves, 1 de agosto de 2013

"París en el siglo XX", de Julio Verne

Una de las ediciones en francés


 La novela perdida de Jules Verne, "París en el siglo XX" fue hallada por su bisnieto y finalmente publicada hace pocos años. Yo la he terminado de leer esta semana.
 No voy a decir que sea para mí una de sus mejores obras, pero desde luego demuestra que la fama de profeta del autor está totalmente justificada. Y además nos demuestra que la visión negativa de la ciencia no se limita a la narrativa de sus novelas finales. Verne ya sabía que la ciencia iba a devorar al ser humano, si este no se andaba con ojo.
 El protagonista de la historia es un joven literato al que la creatividad le es mermada por toda una panoplia de leyes científicas que atontan y condicionan la vida humana. Aunque su caso es una rareza, pues la sociedad en la que le toca vivir dormita feliz en su falsa prosperidad. Existen los trenes de alta velocidad, la superpoblación, los coches y sus problemas, el correo electrónico, las fotocopiadoras, el fax... e incluso una solución para el hambre extrema: el pan de hulla que, desarrollado por eminentes científicos, garantizan la alimentación necesaria por unas pocas monedas. Pero la libertad del pensamiento, o la expresión artística está sometida a una inmensa normativa controlada por funcionarios vitalicios que se consideran protectores de la verdad creativa. Cuando el protagonista se enamora, se da cuenta de que mantener una relación formal le va a costar sus pretensiones literarias... su vida.
 "París en el siglo XX" parece una fusión de dos novelas posteriores: "Un mundo feliz", de Aldous Huxley y "1984" de George Orwell. Julio Verne no vivió para ver su visión hacerse realidad... Afortunadamente.


Julio Verne, sin su conocida barba


 La obra en Internet (formato pdf.)



 Comentarios de la obra: