jueves, 28 de julio de 2011

De como debo una de mis mejores carcajadas a una golondrina con un coco.

 Hoy he estado a punto de terminar una de esas entradas en las que paso tiempo trabajando. Pero en el fondo me alegro de no haberla terminado. Así puedo subir estas dos escenas de "Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores", de los "Monty Python". El primer vídeo es introductorio para entender la razón por la que la conclusión del segundo me mató de risa. Espero que dure aún un tiempo, antes de que sea eliminado. Disfrútenlo mientras puedan.


2 comentarios:

Maya dijo...

El pobre rey Arturo lo que tuvo que soportar. Grande esa película :D

Preste Juan dijo...

Tú serías una maravillosa Ginebra... Para bien y para mal de tus amantes. Seguro que lo que aportas, merece lo que se sufra.

Un beso.