domingo, 12 de junio de 2011

Japón-El ejemplo de que la sociedad existe.


 Esta entrada se me ha ido retrasando por diversos motivos. Y el tema ya ha sido abordado por muchos. Pero aún así creo que nunca está de más (o no estorbará mucho) una opinión. El motivo: El ejemplo de comportamiento japonés.
 Cuando ocurrió el gran desastre que todos recordamos, y cuyos efectos aún colean y colearán por mucho tiempo, me pregunté cuánto iba a tardar la sociedad japonesa en saltar. Incrédulo ante lo que se me decía, me quedé esperando para ver cuándo veríamos las primeras imágenes de pillaje, etc. Pero nada. Sólo un personaje bíblico, del Antiguo Testamento, parece batir el récord de paciencia: Job. Aunque más que paciente, el hombre (con todo mi respeto a los creyentes), es un ejemplo más bien de resignación ante un ataque de los cielos imparable, en un pique entre su Dios y Satanás. Lo de Japón es otra cosa. Porque aunque es cierto que últimamente se están viendo ejemplo de movilizaciones pacíficas en acciones reivindicativas, o ante situaciones similares (el caso de Lorca), el cúmulo de "brutalidad" sufrida por la sociedad nipona, incluso sabiendo de la mala praxis de los responsables últimos de la seguridad nuclear en Fukushima. hace que uno (o al menos yo), piense que igual la sociedad igual existe.
 Y es que, en vista de la agresividad social reinante en los últimos años yo, a estas alturas, empezaba a creer en lo que dijo Margaret Tatcher, una mujer que nunca me ha caído bien:

 "La gente que pide constantemente la intervención del gobierno] está echando la culpa de sus problemas a la sociedad. Y, sabe usted, no hay tal cosa como la sociedad. Hay individuos, hombres y mujeres, y hay familias. Y ningún gobierno puede hacer nada si no es a través de la gente, y la gente primero debe cuidar de sí misma. Es nuestro deber cuidar de nosotros mismos y después, también, cuidar de nuestros vecinos."

  • Nota: En una entrevista publicada el 31 de Octubre de 1987 en la revista Woman's Own.  (enlace en inglés)

 Entonces, ¿qué ocurre con Japón? ¿Es una nación de extraterrestres inmigrantes, afincados en nuestro planeta? Que yo sepa, no. Es cierto que, si nos atenemos a las palabras citadas de la ex primera ministra británica, el maremoto y el tsunami no fueron culpa de la sociedad. Pero, como he recordado, sí hubo responsabilidades en la seguridad por la compañía "TEPCO". Y la supuesta inexistente sociedad japonesa, se ha quejado, pero yo al menos no he visto una lluvia de agresividad y destrozos, incluso en el grupo de los valientes que han luchado por parar las calamidades en los reactores nucleares. Tampoco he visto que, en las interminables colas, a la espera de alimentos o de la oportunidad de una llamada de teléfono, se rompa la calma, pese al hambre de cada uno, y la angustia de todos por saber de su familia. Incluso recuerdo cuando un grupo de personas fueron desalojados de las zonas afectada, y estos salieron a un nuevo destino "sintiendo que faltaban a la víctimas". A las ya irrecuperables, se entiende.
 Quizás lo que ocurre es que otra sociedad es posible. O que hay qué describir mejor qué tipo de sociedades existen. Porque el ejemplo de Japón demuestra que otra sociedad...existe.


5 comentarios:

vangelisa dijo...

mi querido amigo cómo estás?

besos.

Preste Juan dijo...

vangelisa:

¡Dios mío! ¡Has vuelto! ¡No sabes cuánto me he preguntado qué sería de ti! ¡Y ahora veo que vuelves con dos blogs!
¡Es un gran día!

Un gran beso.

Preste Juan dijo...

¡Por cierto, Vangelisa!:

¡Sigues estando entre las diez entradas más visitadas de este blog!
¡Te debo una!

vangelisa dijo...

No me debes nada...eres un amor de persona!
aun te acuerdas de mi jajajaja!

besos!

Preste Juan dijo...

Vangelisa:

Siempre.