domingo, 11 de julio de 2010

Sin Perdón(Unforgiven)(1992)

 Nota: Esta entrada está dedicada a Maya Rincón.


 Estamos ante una de las prestigiosas revisiones del "Western Crepuscular", llevada a cabo por el impresionante director Clint Eastwood. Un hombre que conoce sus limitaciones como actor (lo cual más que un reproche es un elogio, pues quien acepta lo que puede ofrecer y lo que no, será una persona menos frustrada y podrá realizar trabajos más satisfactorios para todos)... Pero que no parece conocer fronteras infranqueables como director. Además, Eastwood pertenece a una generación de directores netamente norteamericanos. Aunque por su edad y cultura cinematográfica, debe parte de su bagaje a las influencias de los realizadores europeos, que de una forma u otra dejaron su sello en Estados Unidos. Todos aquellos que, por propia voluntad u obligados por las circunstancias, llegaron a este país y triunfaron. Es por tanto, un punto intermedio. Y todo esto lo digo sin pretender caer en xenofobias culturales. Es la simple observación de que "Hollywood", siendo una industria norteamericana, probablemente no sería lo que es y ha sido, ni hubiera llegado a mercados tan amplios sólo a "empellones" económicos. Para lograrlo necesitó ser un crisol de creadores de todo el mundo. Una peculiaridad que, sin duda, le permitirá seguirse abriendo camino en nuestra sociedad global, donde las fronteras tienen cada vez menos sentido.
 "Sin Perdón" abre un con un tema musical del propio Clint Eastwood (un entendido en música bastante notable). Este tema, por su sencillez y romanticismo es ya un clásico, y el acompañante perfecto para el texto/poema de introducción.
 Gracias a este poema, que para mi gusto gana más cuando es leído por la estupenda voz del traductor español (cuyo nombre lamento desconocer), conocemos el punto de partida de la historia a través de las reflexiones de una madre que se pregunta cómo su hija pudo acabar sus días emparejada con un conocido asesino, dejando todo su porvenir para compartir su futuro en un rincón abandonado por Dios (conclusión ésta que la esposa del pistolero me habría criticado, dicho sea de paso)
 Y empieza la película:
 Claudia, la hija rebelde y esposa fiel de la que hablamos, ha muerto hace tiempo, y su viudo y sus dos hijos (niño y niña) malviven en una desvencijada casa (más bien caseta) de madera, intentado que no se les mueran unos cerdos enfermos, que son su único medio de supervivencia. William Munny(Clint Eastwood), vive con angustia una lucha de la que se sabe perdedor.
 Poco antes, el espectador ha visto como un vaquero libera su odio asestándoles cuchilladas en los pechos y en el rostro a la prostituta de un local. Pese a ser atrapado, ni el sheriff "Litlle Bill Dagget" (Gene Hackman), ni el propietario del bar tomarán medidas drásticas contra el agresor. Eso llevará a las prostitutas del local a ofrecer una recompensa por la muerte del vaquero y de uno de sus acompañantes, en realidad una figura más bien inocente, que acabará por pagar el tener tan mala compañía como compañero o amigo.


 Cierto día, "El chico de Schofield" (Jaimz Woolvett -enlace en inglés), un aprendiz de pistolero(del cual luego descubriremos que, entre otras cosas, está medio ciego) llega a casa de Munny para proponerle unirse a la captura de los vaqueros. El viejo pistolero rechazará la oferta al principio, pero pronto verá que si quiere darle un futuro a sus hijos,Will Munny Jr.(Shane Meier) y Penny Munny(Aline Levasseur -enlace en inglés), va a tener que volver a coger las armas.

Jaimz Woolvett
Shane Meier

 Ambos vaqueros salen a cumplir su misión, pero Munny insiste en llevarse consigo a otro pistolero retirado, Ned Logan (Morgan Freeman). Este, que convive desde hace años con una india llamada "Sally Dos Árboles"(Cherrilene Cardinal), rechaza la oferta en un principio, aunque, como su compañero, acabará cediendo.


Mientras los tres jinetes cabalgan hacia su objetivo, otro cazarecompensas, "Bob el inglés"(Richard Harris) realiza el mismo trayecto en tren, acompañado de su biografo personal, "W.W. Beauchamp"(Saul Rubinek-Enlace en inglés), en realidad un autor de novelas baratas en las que ensalza y exagera las aventuras del pistolero británico. Desgraciadamente para "Bob, el inglés", al llegar a su destino se encontrará con que el sheriff es en realidad un antiguo competidor, un compañero de profesión que ahora se ha pasado al lado de la ley, aunque por supuesto aplicándola como le da la gana. Este no le dará ni una posibilidad, y después de ser humillado se verá expulsado del pueblo, quedándose además sin biógrafo, ya que este último ve más interesante la figura del representante de la ley.

De izquierda a derecha: Saul Rubinek, Gene Hackman y Richard Harris
En este contexto, nuestros tres protagonistas llegan al lugar. Los agentes de la ley, suponiendo que la oferta de las prostitutas atraerá a más "interesados", les reciben bastante mal, y en el momento en que sus dos compañeros están negociando en secreto con las mujeres, Munny recibe una brutal paliza, que casi lo mata. Así que hay que esperar...
Durante su recuperación, Munny conoce a Delilah Fitzgerald (Anna Levine, también conocida como Anna Thompson, entre otros nombres artísticos), la mujer agredida. Esta se ofrece (en cuanto el pistolero se ha recuperado) a "pagarle" un adelanto de sus honorarios. Con esto se refiere a sus "servicios personales", una de las modalidades de cobro a la que ya se han subscrito sus amigos. Es en este momento cuando vemos una de las escenas más memorables (por enternecedora y particular) del filme. Quizás, la que más se ha quedado en mi mente: Munny rechaza la oferta. Y cuando la prostituta, avergonzada (pensando que le afean sus marcas) , alega falsamente que se refiere a un "pago" a cobrar con otra, no con ella, el pistolero le aclara que no lo acepta porque está casado. Y que si tuviera que aceptar un "pago", la elegiría a ella. Tiempo después ella se enterará de que él en realidad es viudo, y supondrá que lo que le dijo fue por piedad. Duele saber que ella nunca sabrá que Munny no le mintió. Simplemente, sigue unido apegado al recuerdo de su mujer con tal fuerza que esta sigue en su vida convertida en una especie de "no-muerta" en su mente. Y, ciertamente, de haber aceptado tener relaciones con alguna de las mujeres, hubiera elegido a Delilah. Y yo también... Es más, alguna que otra vez he pensado que, si yo hubiera sido el pistolero, y hubieran sido otras las circunstancias, me la habría llevado conmigo. Sin menosprecio de las otras, parecía una compañera ideal.




 Una vez recuperados, los tres aliados se disponen a cumplir el encargo. El primero en caer, será "el bandido bueno", sino recuerdo mal. El, que no dañó a la mujer, intenta compensar al grupo con los mejores caballos, intentando incluso mejorar la patética multa impuesta por el sheriff. En el fondo, es tan víctima de su compañero como las atacadas. Y el tener tan mala compañía le ocasionará la muerte.
 Su muerte, su asesinato, será cruel, torpe, sucio. Esta es una de las peculiaridades del filme. No existe violencia heroica, elegante o dotada de sentido del humor. Es el "Oeste" tal y como tuvo que ser, sin demasiadas concesiones a la humanidad en lo respectivo a este tipo de encuentros.
 El efecto de la primera muerte marcará a los tres hombres. A Ned Logan le marcará tanto que renunciará al encargo y se irá. Pero no llegará lejos. Mientras sus amigos le creen a salvo, será atrapado y torturado hasta la muerte. Finalmente, su cuerpo será expuesto públicamente, como escarmiento.
 Cuando los dos pistoleros supervivientes se enteran, ya andarán tramando la segunda muerte, y Munny acordara con su socio que la parte del muerto saldrá de la suya, y será para su compañera "Sally Dos Árboles"
 Tras el tiroteo final, .... descubrirá lo que ya todos intuían. Que no es un pistolero, que no ha nacido para matar. Y así desaparecerá de escena, dejando a nuestro protagonista con la tarea de vengar a su amigo a solas.
 Para cuando ese momento ha llegado, y sobre todo tras la visión de su cuerpo sometido a escarnio, Munny se ha convertido en el monstruo que una vez fue. El final es un estallido de violencia que asusta tanto a sus víctimas como a los testigos y al espectador. Resulta muy chocante aceptar que el hombre que hemos visto durante toda la película sea ahora el vociferante perro salvaje que vierte amenazas que asustan a todo el pueblo. Aunque estas amenazas, proclamando a gritos lo que ocurrirá si tiene que volver, llegarán después de que toda su rabia se convierta en balas y sangre.


 Por contra, la última escena, es una vuelta a la estampa inicial, casi bucólica comparada con la anterior. Una imagen de la casa del pistolero abandonada, con una tumba (la de su mujer), abandonada también. Y entonces leemos en el texto (u oímos con en "off" en el doblaje español) que la gente contaba que Munny había emigrado con sus hijos a un lejano lugar, donde se ganaría la vida, hasta el final de sus días, como un honrado comerciante. Aunque pese a eso, como digo al comienzo, la madre de Clara seguirá preguntándose qué pudo ver su hija, tan dulce, noble y con futuro, en un ser tan despreciable como William Munny...

 Ahora enlaces y vídeos:

 Enlaces:
http://www.filmaffinity.com/es/film262344.html

 Vídeos sobre la película y el actor/director(Clint Eastwood):
Los 10 Magníficos: Clint Eastwood


Clint Eastwood habla sobre los westerns y Sin Perdón




Sin Perdón: 50 peliculas que deberias ver antes de morir.

Claudia's theme by Piero


Claudia's Theme (from The Unforgiven Soundtrack)(Interpretado por Pierre-Luc Beauregard)

No hay comentarios: