viernes, 16 de enero de 2009

Ignacia de Lara



 Siendo niño, me enteré por mi padre de que el nombre de mi calle se había puesto en honor a una gran poetisa canaria: Ignacia de LaraDesgraciadamente, no me pudo dar más datos de esta mujer, pero recuerdo con cariño la simple acción de coger un taxi junto a él y oírle nombrar la dirección. Entonces el taxista decía:

-Ignacio de Lara, en Escaleritas. Muy bien.

 Era un error común. Y quizás lo más sensato era callarse. Pero por lo general mi padre, educadamente, corregía:

-Ignacia. Era una mujer. Una poetisa canaria.

 Se me quedó grabada la idea de averiguar algún algo más de esa misteriosa mujer. Pasaron los años y un día entre en "La Librería del Cabildo Insular de Gran Canaria" y allí tuve la suerte de encontrar dos ediciones dedicadas a la obra de esta escritora y periodista de mi tierra. De entre las dos opciones me llevé los dos últimos ejemplares existentes en ese momento de "ANTOLOGÍA POÉTICA DE IGNACIA DE LARA", por ANTONIO M.ª GONZÁLEZ PADRÓN, y publicado por la "REAL SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA". Uno de los ejemplares fue para mi padre. Otro, ahora a mi lado, me lo quedé yo. Leí el libro con tranquilidad, pero con cariñosa atención. Hasta mi madre, poco amante de ese tipo de lecturas, lo leyó. Todos coincidimos en que Doña Ignacia había sido "mucha mujer".
 Al final de este texto encontrarán más datos de los que yo voy a proporcionarles ahora, gracias a otros enlaces. Y marcando sobre el vínculo superior de la citada antología, podrán acceder al contenido de la misma. Pero para los que sólo quieran una pequeña documentación de "la escritora de mi calle" y leer tres poemas suyos, redacto (apoyándome en las investigaciones ajenas citadas) lo siguiente :
 Ignacia de Lara Y Henríquez nació en Las Palmas de Gran Canaria el 16 de agosto de 1880. Fue hija de Antonio de Lara y Berraquero(natural de Carmona, Sevilla) y de Victoría Henríquez Rivero(nacida en Jinámar, Telde), siendo la tercera de ocho hermanos.
 Cursó estudios en el colegio de San José, regentado por las Madres Dominicas. De allí saldría con una fe inquebrantable en el cristianismo católico. Acreditada para ejercer la docencia, Ignacia se movió en un entorno fértil que le permitío conocer a autores como Alonso Quesada y Tomás Morales entre otros.
 El 21 de diciembre de 1909 se casó en la Ermita de San Telmo de Las Palmas con el mallorquín Miguel Colorado D'Assoi. Tenía en ese momento 28 años. Tras la boda vivió junto con su marido en Mallorca, Barcelona y Madrid. No volvería a su ciudad natal hasta que enviudó, no habiendo tenido hijos durante su matrimonio.


ERMITA DE SAN TELMO

 Una de sus grandes amigas, que la animarían a iniciar su carrera en la prensa, fue Concha Espina. Pronto descubrirían los lectores a una mujer apasionada, humanista, devota cristiana y defensora de una mayor relevancia de la mujer en la sociedad. El hecho de negarse a ser la típica señora "en casa y con la pata quebrada", le granjeó algunas enemistades. Lo cual no hizo que ella se echase atrás a la hora de posicionarse en favor de la doctrina "demócrata-cristiana"
 El día 1 de septiembre de 1940 murío de cáncer, tras haber hecho gala de un gran sentido del humor. En la prensa se publicaron dos sonetos póstumos. Uno de Luis Doreste Silva, y otro de ella misma.

 Obras:

*"Tiré del recuerdo... y como cerezas"(1922)
*"Para el perdón y para el olvido"(1924)
*"Cantares"(1926)

 Algunos de sus poemas:


¡SEÑOR...!

Cogí presto el bordón de peregrino
con no se que ansiedad de hora temprana,
y con un nuevo afán, cada mañana
señalaba un jalón en mi camino.

Y tanto sol, me trajo este cansino
fatigoso alentar, esta desgana
con que miro pasar la caravana
sentada en un rincón de mi destino.

Tú que me ves huraña y aterida,
desvelada leyendo las estrellas
por traducir lo que escribieron ellas
en sus cifras arcanas y remotas,
presta un místico fuego fuerza y vida
a este desmayo de mis alas rotas.

 MI DOLOR

Es un dolor mitad melancolía,
mitad iracundia desbordada y fiera,
que unas veces en llanto degenera
y otras veces es fuerte rebeldía.

Es que puse en amar a la poesía
todo el calor de la interior hoguera
y a impulso de ese fuego brotó fuera
la lava del volcán que dentro hervía.

Y al ver que vierto mi interior esencia
y la absorbe la seca indiferencia
¿queréis que os pinte mi dolor ignoto?

Es cual, si por mi culpa envilecido,
a un hijo viera de mi amor nacido
solo y hambriento, despreciado y roto.

PARA ISABEL MACARIO

Escuchando tu voz, en la inefable
emoción que nos prende fuertemente,
no sabe el corazón que es lo que siente
rendido ante el poder de lo admirable.

Es que tienes el don imponderable
de muy alto decir, musicalmente,
lo que alma adentro suena, quedamente,
como un dolor secreto inolvidable.

No me basta por ello el ofrecerte
entre mis versos, impulsivo y fuerte,
un aplauso cordial franco y sincero

si a mi entusiasmo desbordado invoco,
juntar las manos y aplaudirte es poco,
abrir los brazos y estrecharte quiero.


Otros enlaces:

Sobre Ignacia de Lara:
http://portal.grancanaria.com/portal/detalle_evento.cult?codcontenido=7783&codmenu=1152

http://www.doramas.net/mi-trapera/ignacia-de-lara-otra-poetisa-desconocida-con-nombre-de-calle

http://bdigital.ulpgc.es/digital/visualizar/propiedad.php?accion=tesis&id=2553&vol=no

http://demayores.blogspot.com/2008/08/ignacia-de-lara.html



Referencias a Antonio M.ª González Padrón:

http://es.geocities.com/cantero_jesus/nos-escriben14.htm

http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2789_5_86435__Opinion-Gonzalez-Padron


1 comentario:

Tarha dijo...

Cuanto nos queda aun por conocer de nuestra tierra.
Tarha