miércoles, 25 de agosto de 2010

VANGELISA - NO TE FIES

Imagen pendiente de la aprobación de la autora ("La vampiresa" (1893) - Edward Munch)

 Era una noche oscura, de esas en la cual la luna sigue escondida y solo en algunos momentos ilumina el cielo. La chica iba en el taxi; pensativa, el taxista la miró de reojo, “lo cierto es que la chica era guapa, tenía un rostro angelical y vestía de un modo extraño, casi infantil” pensó el taxista.

-¿No podría usted llevarme más lejos? Dijo ella casi en un susurro.

-No, lo siento pero no, ya te he dicho que si no tienes dinero para ir más lejos, no hay más viaje.

 Y acto seguido el taxista sin el menor miramiento paró el motor del coche y le dijo que se bajara.
 La chica bajó del coche y observó la avenida, todo estaba desierto; era un barrio temido por algunos y buscado por otros, un escalofrío le bajó por la espalda. El taxi ya se iba.
 Ella empezó a andar, intentando ubicarse...y no sabiendo muy bien que calle tomar.
 Se encontró con una callejuela estrecha, las farolas estaban apagadas, ella siguió andando...solo se oía el taconeo de sus zapatos...caminaba despacio intentando ver entre la penumbra. De repente la luna salió de su escondite y ella se sobresalto. Delante de ella había un hombre; era alto y corpulento, tenía un cuerpo atlético, pero ya no era joven. El tío la miró de arriba abajo y una sonrisa extraña apareció en su cara.
 La chica dio un paso atrás.

-¿Qué hace una niñita como tú por estos Lares? Su voz no era agradable.

 Ella intentó seguir caminando pero el hombre le cortaba el paso, y si ella se iba para la derecha el hacía lo mismo, como si de un baile se tratara.

-No niñita, para pasar hay que pagar un precio ¡ja ja!

 Y acto seguido la agarró de la muñeca, pegándola contra su cuerpo, ella no abrió la boca cuando sintió la mano del hombre intentando bajar sus bragas, solo cerró los ojos.
 El hombre súper excitado, tiró a lo bestia de la prenda interior haciéndola añicos. Sus dedos tocaron el sexo tibio de la chica, ella seguía con los ojos cerrados sin articular palabra. De un manotazo el hombre desgarró la blusa de la chica dejando al descubierto unos senos blancos y turgentes.

-¡Vaya, tetas de lujo! Gritó el hombre, y sus manos apretujaron con fuerza los senos tiernos de la chica. Ella se mordió los labios y no dijo nada.

 Mientras el hombre ya la había tirado al suelo, levantaba su falda y se desabrocha sus pantalones.
 La penetró a lo bestia, con movimientos bruscos la tomó por la fuerza, mientras manoseaba los senos de la chica, retorciendo y lamiendo los pequeños pezones.
 Terminada su faena, el hombre se incorporó, estaba satisfecho, había disfrutado con la chica. Una más a su larga lista de violaciones, y eso lo excitaba. Le gustaba humillarlas después de violarlas, se sentía superior. Buscaba lágrimas en los rostros de las chicas, y se reía mientras ellas se arreglaban la ropa.
 La chica seguía inmóvil en el suelo y con las manos se cubría la cara

-¿Y bien niñita te ha gustado? Preguntó el violador riéndose.

-“Pues he disfrutado algo” dijo la chica con voz extraña, y acto se seguido se incorporó de golpe. Allí frente a su violador se apartó las manos de la cara.

 El hombre ahogó un grito de terror, mientras ella se abalanzaba sobre él, los ojos encendidos en sangre, y su boca abierta mostraba unos enormes colmillos.

-¡Me has abierto el apetito! grito la chica y se dejó caer al cuello del hombre, hincando sus colmillos, desgarrando la carne humana, mordiendo a la yugular y bebiendo toda la sangre del violador, hasta dejarlo seco.

 Terminada su comida, la chica tiró el cuerpo sin vida del hombre como si de un muñeco se tratara, se arregló la ropa… su rostro se volvió otra vez angelical y siguió andado por la callejuela como si nada hubiera ocurrido.

5 comentarios:

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola,

Estimado blogger, visité tu blog y está excelente, me encantaría enlazarte en mis 2 sitios webs.

Y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta a munekitacate@gmail.com

Un cordial saludo

Catherine Mejia

Preste Juan dijo...

Estimada MuñekiTA Cat:

Le agradezco sus amables palabras. He intentado entrar en su perfil, y así llegar hasta sus dos webs, pero veo que tiene deshabilitado la visión del perfil, así que esper oque al menos me indique la dirección de sus páginas.

Un abrazo.

Preste Juan

vangelisa dijo...

Gracias eres un amor, gracias por subir mi relato.
besos

Preste Juan dijo...

Vangelisa:

Gracias a ti. Espero seguir contando con tus entregas.

Un beso.

Fox dijo...

mofletes soy yo. mira el correo en mi perfil...