miércoles, 19 de mayo de 2010

La historia del albañil

 Hoy he estado enredado en varias entradas, así como en responder a algunos amables comentarios y en una entrega en mi blog "light". Así que de nuevo les dejo algo "robado". Yo me reí muchísimo. Cosa rara en mí. Espero que les guste este audio.

7 comentarios:

lidia dijo...

JUan este mensaje llegó y estoy respondiendo, te diría que me escribas, cuando quieras comentar,ya que es la primera noticia tuya,en mucho tiempo...
un abrazo gracias
lidia-la escriba

coco dijo...

Un saludo cordial.

lidia dijo...

y se solucionó?
yo recibi el comentario,por lo demás, nada hasta ahora...
un abrazo
lidia-la escriba internacional...te conté? un abrazo
lidia-la escriba

Preste Juan dijo...

Mi querida lidia:
Me alegro de que te haya llegado al mensaje. Ahora mismo te mando un correo a tu cuenta de "gmail" con los datos de mis cuentas personales.
Un abrazo.

Preste Juan dijo...

coco: ¿Sabes? Me da un subidón de moral cada vez que apareces. Eres como esas amistades que vez de tarde en tarde, pero que te llenan la vida.

lidia dijo...

uyyyyy que cuestión enojosa,me planteas...reniego todo el tiempo,con mis amigos, que solo hablamos por teléfono, con lo que denominé "parte del dia" donde se junta todo lo no charlado,y la vida se va, se va...
la historia la leí, me gustó, que lástima que no hayas posteado ...
anduvo por aca
lidia-la escriba

Preste Juan dijo...

lidia: Mi mayor deseo sería dedicar más tiempo a mis pasiones que a mis obligaciones, pero desgraciadamente no es así. Y es una pena, porque tú eres una de ellas. Pero ya dicen que la vida es lo que pasa mientras planeas qué hacer con ella. De hecho, a mí no me interesa tanto saber si hay una vida después de la muerte, ¡sino si hay una antes!
Un beso.