lunes, 22 de febrero de 2010

El viento de hoy


El viento que pasa,
arranca de mis tumbas
inútiles esqueletos de nostalgia.

Lucha por quebrar mis cojas ilusiones
y llenarlas de vacío.

Pero ya he sido Vacío
y prefiero mis ilusiones,
incluso difuminadas.

4 comentarios:

Ana dijo...

Las ilusiones son ventanas abiertas a la esperanza.

Un saludo.

Onminayas dijo...

Aquella ilusión ante todo; incluso contra el viento y desdibujada.

Si este era uno de aquellos poemas, me alegra que finalmente te decidieras a publicarlos.

Un abrazo, Preste.

Preste Juan dijo...

Ana: Sí, ciertamente. Es lo que nos queda.
Un abrazo.

Preste Juan dijo...

Onminayas:

Gracias por tus palabras.
Y no, no es de mis escritos perdidos. Se me vino a la cabeza ese día, lo sentí ese día y lo publiqué ese día, para no escribirlo donde se perdiera, o acabase por desecharlo, como suele ser habitual en mí, en cuanto pasan unas horas.
Un abrazo.