martes, 24 de febrero de 2009

M.Butterfly(1993)(Enlace en inglés)



 Una película tal vez no recordada por mucho de los seguidores de Cronenberg, pero ciertamente interesante. Sería la segunda colaboración de Jeremy Irons, y aunque a muchos les pueda resultar una historia increíble, se basa tanto en la opera "Madame Butterfly", de Puccini(¡mi adorado Puccini!) como en la historia real vivida por Bernard Boursicot(enlace en inglés).
 Cronenberg desarrolla la película con el siguiente argumento:
 René Gallimard(J.Irons) es un anodino funcionario de la embajada francesa en China. Casado con una esposa típica y funcional, pronto se verá ascendido de posición al demostrar poseer más dotes de las que aparenta. Una situación idílica que empezará a desmoronarse al conocer a una embriagadora soprano china, durante una representación de la famosa ópera "Madame Butterfly".
 Al comienzo de la película esta cantante, Song Liling(John Lone, en una interpretación memorable) dialoga con el diplomático sobre el erróneo concepto que se tiene en Occidente sobre la mujer oriental. Esta conversación será una pieza clave para que el francés empiece a aceptar como normal un patrón inducido por la que acabará siendo su amante. Una amante tan fascinante como singular. Es misteriosa, culta, sensual, pero prácticamente inaccesible físicamente, al punto de que tardan en establecerse relaciones sexuales, contadas, carentes de desnudos y envueltas en tinieblas.
 La relación se extiende. Pero los que al diplomático les parecen los únicos problemas a encarar: el divorcio de su esposa y las posibles consecuencias laborales de su relación con una mujer extranjera, se tornan prácticamente baladíes al descubrirse que la soprano no sólo trabaja para el servicio de espionaje maoísta, ¡sino qué es un hombre!
 El final del largometraje nos muestra, años después, a un René Gallimard "perdido" en Francia, con su vida trastocada. Hasta que, finalmente, acaba encarcelado por espionaje. Aunque su peor castigo no será la prisión, ni las otras pérdidas, sino la destrucción de la fantasía que tomaba por real, y que le proporcionó los momentos más hermosos de su vida.
 El desenlace se narra con la misma fantasía romántica con la que el protagonista ha vivido todos esos años. Sólo que éste se usa para hacer comprender a los presos con quienes comparte prisión(hoscos y sumidos en una realidad carente de sutilezas) su verdad. Para ello, cuenta su historia en una improvisada función de teatro. Ha llevado consigo todo lo necesario para ir vistiéndose y maquillándose mientras cuenta la historia de su singular pasión. La sensibilidad de su relato acaba por cautivar a sus compañeros de encierro, que parecen comprender, finalmente el drama por el que está pasando. Al final, transformada en una nueva M. Butterfly, René queda callado y quieto, en una elegante postura sedente. Parece el final de la actuación. Aunque en realidad es el final de su vida. "Butterfly" se ha suicidado con movimientos armoniosos, dulces. Sin llamar la atención. Con el refinamiento que marcó su destino.
 Es una película sin culpables. Si acaso, con algunas "responsabilidades", excusables de una u otra forma. Y con muchas víctimas.
 Empecemos por la esposa del diplomático, un personaje anecdótico de en la trama, pero que me hizo pensar que vale la pena detenerse un poco en ella, dejando para más adelante a los protagonistas principales.





 Jeanne Gallimard(Barbara Sukowa), nos retrotrae a esa mujer educada por la sociedad para ser la perfecta esposa de un hombre de un determinado estatus social. No se diferencia mucho de la "Dama" norteamericana de los cincuenta, o de la española de después de la guerra civil, "diseñada" para convertirse en ama de casa y paridora de nuevas generaciones de noble cuna, o con pretensiones de tal. Es un producto para el mercado masculino. Algo que ha ocurrido en todas la épocas.
 La señora Gallimard ha sido educada para ser una buena conversadora, saber apreciar ciertas formas de arte "aceptables", ser una ama de casa con derecho a servicio, sexualmente atractiva y fiel. Y además, parece satisfecha con su rol. Es "alguien" en su mundo. Probablemente, esta mujer es consciente de los ocasionales deslices amorosos de su esposo, y los "traga". Incluso puede darse el caso de que sea la versión francófona de cierta dama española, cuyo nombre no recuerdo, que presumía ante sus amigas de lo bella que era la "amante oficial" de su esposo, comparada con la de otros. Ya saben, la tradicional amante con derecho a piso. Pero, ¿qué es de la esposa del diplomático atrapado por la tela de araña china, una vez se ve abocada al divorcio?
 Lo cierto es que, dado que el argumento principal de la historia debe continuar, y de seguir hilos paralelos puede descentrarse y perder fuerza, el personaje se esfuma. Pero a mí me queda el interrogante de qué es de de esa mujer después... No me cuesta imaginarla viviendo perdida en una pequeña casa de provincia, objeto de toda clase de rumores, sobreviviendo en un mundo en el que se debatirá por volver a ser "alguien", aunque sea explotando su faceta de víctima(una salida tan astuta, honorable y buena como otra cualquiera), y soñando tal vez con un segundo matrimonio(no tan ideal), pero que la permita evitar una especie de "muerte en vida", como le ocurrirá sin duda a alguna otra "dama caída".
 Centrados ya en los personajes principales, la siguiente víctima es Song Liling, que aún ejerciendo de "malo teórico", no puede ser catalogado como tal. Ni tan siquiera es un espía profesional o convencido. No pueden engañar sin pagar por ello emocionalmente. No ficha al final de la jornada y vuelve a casa. Además, al hecho de ver su inclinación sexual atrapada en un cuerpo ingrato, se suma el encarcelamiento en una sociedad no menos opresiva(y encima emergente) que no tolera esas tendencias, y cuyo sistema político la obliga a usar sus características(tanto artísticas como sexuales) para alcanzar el logro de sus propios fines, amenazando su seguridad con una crueldad fácil, fría y tajante.



John Lone (Enlace en inglés)

 Su estatus es otro. Esta viva (o vivo, según el concepto que el lector/espectador tenga del personaje) porque es útil. Sino ya hubiera desaparecido mediante algún tipo de purga maoísta(trabajos forzados, reeducación en cualquiera de sus variantes, o fusilamiento) Pero nuestro protagonista está bien situado, es culto, posee una voz prodigiosa y puede, por tanto, "colarse" en la sociedad occidental de los embajadores, etc. Es un superviviente que hace equilibrios sobre una delgada cuerda roja, colocada sobre un pozo turbio...
 Porque no se trata únicamente de su sexualidad, o de su faceta como espía. Con la excusa de sus actividades puede acceder a una vida como mujer. Y no como una mujer normal. Sino como la "dama" que siempre soñó ser, con atractivos vestidos, revistas "occidentalizadas"... Una mujer totalmente alejada de la revolucionaria del pueblo, como la que la vigila y obliga a ir cada vez más allá en su misión.
 Probablemente, René Gallimard no será el primer hombre al que haya debido seducir, con mayor o menor éxito. Pero sin duda, si es el primero del que se acabará enamorando. Pudiendo comportarse y sentir como una mujer. Es su éxito más rotundo. Y deberá pagar por ello.
 Pasados todos los acontecimientos de la película, y llegados al último tramo, podremos ver una de las situaciones más incómodas y desesperadas del filme. Ocurre cuando ambos van en el furgón policial, y el diplomático francés ha descubierto la naturaleza genética de su amor oriental. El momento en que Song Liling (ya trajeado como hombre) se desnuda e intenta hacerle sentir que sus pensamientos y sentimientos, así como su piel, siguen estando ahí es impresionante. Imaginarse su dolor ante el rechazo es igualmente doloroso para el espectador. El mundo de Song Liling ha concluido. Su fantasía no dará más fruto. Acabará por ser otra mujer tan apartada de su mundo(a su manera) como lo fue la esposa de Gallimard. Nunca sabremos(dado que la historia del filme tiene divergencias con la real) que será de ella. Pero seguramente, si no ha muerto, encerrada en una cárcel, viviendo en una fantasía alternativa de refugio, o simplemente olvidada, la personalidad de Song Liling ya habrá muerto cuando le llegue(si le llega)la noticia del suicidio de su amor.
Finalmente, René Gallimard.



 Hemos visto, por otras escenas, que no es fiel en la cama. Pero hasta que conoce a su "Butterfly" probablemente no habrá amado nunca a ninguna mujer, en un sentido realmente amplio de la palabra. Hasta conocerla, es un hombre razonablemente satisfecho con su vida. Tiene un trabajo razonablemente bueno(incluso antes de ir ascendiendo), y una "esposa-complemento" con la que se lleva bien y, como ya dijimos, no cela de "otros complementos".
 Quizás ese mundo de normas sociales y morales claramente definidas, sea el que permite que acepte las singularidades de su relación con su exótico nuevo amor... que no amante simplemente.
 Gallimard hallará en Song Liling el "Amor" con mayúsculas. Uno que nunca soñó imaginar, y que le libera del mundo gris y conformista en el que residía. Ya no necesitará nada más de otras mujeres. La vida tiene un sentido y es hermosa, noble y pura. A tal punto, que incluso tras caer en desgracia, el recuerdo de este amor le consuela. Puede recordar que lo tuvo...
 "Puede recordar que lo tuvo..." Hasta que la verdad es descubierta y cae sobre él como un telón de granito caería sobre el escenario, destrozándolo. Su espíritu muere. La única sensación "auténtica" de su vida nunca lo fue.

 "M. Butterfly" en las manos de otro director, no hubiera alcanzado tan alto nivel. Su visión engrandece la realidad, nos regala una presentación distinta. Algo de agradecer.



Otros actores y características de la película en:

http://www.imdb.com/title/tt0107468/


Otros enlaces sobre la película:


Enlaces sobre el caso real que inspiró la película:




http://www.elpais.com/articulo/internacional/CHINA/FRANCIA/diplomatico/frances/espio/China/amor/cantante/resulto/ser/hombre/elpepiint/19860507elpepiint_22/Tes/http://en.wikipedia.org/wiki/Bernard_Boursicot(en inglés)

http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/07/14/uve/52594.html

http://images.google.es/imgres?imgurl=http://1.bp.blogspot.com/_6gOrN8aqsRs/SPo1SZCPFfI/AAAAAAAAAkE/e_WbtyFKfSw/s200/mbutterfly7.jpg&imgrefurl=http://clubdeloshistoriadores.blogspot.com/2008/10/madame-butterfly-una-increble-historia.html&usg=__s59GDKSmEL4pUdGM6DoXyV-E5Ss=&h=200&w=142&sz=11&hl=es&start=39&um=1&tbnid=O0-6NhomF1mNBM:&tbnh=104&tbnw=74&prev=/images%3Fq%3DBernard%2BBoursicot%26start%3D20%26ndsp%3D20%26um%3D1%26hl%3Des%26rlz%3D1C1CHMQ_esES307ES307%26sa%3DN

Vídeos

Títulos de crédito (Música de Howard Shore)

Tráiler en castellano

3 comentarios:

curiosomundoazul dijo...

Hola Preste Juan, gracias por tu comentario en mi blog. Creo que aún me queda tinta en el tintero para contar más de esta nuestra historia.Gracias de nuevo y un gran saludo..!

marguis dijo...

M. Butterfly es quizás de las menos conocidas del director, pero también está hecha con una sensibilidad y belleza impresionantes, mas si pensamos que su película anterior había sido "El almuerzo desnudo" o bichos dominando el mundo, y la posterior "Crash" basada en la novela de J.G. Ballard sobre accidentes de coche y el componente sexual asociado a ello....
Casi, casi no parece de Cronenberg...
La película es muy romántica.... y muy trágica... no diré que es de mis favoritas, pero es de esas películas que olvidas por un tiempo, y luego cualquier imagen de otra película puede evocártela... cuando vi "Juego de lágrimas" es en la primera que pensé...

Un saludo!!!

Rosna dijo...

Maravillosa elección Preste san , Madame Butterfly , la música de Puccini es sencillamente excepcional , una amplia gama musical y ambientes variados , temas bellísimos ,lleno de encanto , magía y fresco como la vida misma . En cuanto a la película " simplemente exquisita ", la obra se centra en " ella " , admirable joven con una capacidad de amar y una delicadeza admirable .
Como siempre entrar en su bitácora del tiempo es llenar el alma .
Un abrazo en la distancia desde la Isla .
Rosna